dolor

¿Cómo lidiar con el dolor? Lo que necesitamos saber sobre esto

Cuando el luto está presente en nuestras vidas, algunas preguntas son inevitables.

“¿Por qué me pasó a mí?”, “¿Dejaré de sufrir tanto?”, “¿Cuándo podré superar este dolor?”, “¿Cómo podemos pasar por este momento?”, “¿Podría ser un dolor tan paralizante? «¿Cómo puedo decirle adiós a alguien que no quiero dejar?»

¿Qué es el luto?

El dolor está directamente relacionado con el amor que tuvo y siente por la persona fallecida. Y este amor será un apoyo para los momentos más difíciles.

¡No es fácil de enfrentar y no tiene límite de tiempo! La pérdida de alguien o algo es una certeza de que cuando se trata de fructificar, no se experimenta naturalmente, porque la distancia y decir adiós, ¡duele demasiado!

Se nos presenta una verdad sin preguntarnos, simplemente llega. Los lazos afectivos, las conversaciones que aún no han sucedido, el Te amo que no se ha hablado, la vida que se ha planeado, el crecimiento de ese niño que no sucederá. La muerte llega sin permiso y el doliente comienza una batalla por la supervivencia.

¿Cómo lidiar con el dolor?

No hay fórmulas mágicas o recetas infalibles para lidiar con el dolor, sino pensamientos y actitudes que nos ayudan en este largo viaje.

Entramos de luto, sufrimos y tenemos que aprender a lidiar con la ausencia y la distancia. Cada persona tiene su tiempo, y debemos ser libres, gratuitos y especulativos hasta que podamos adaptarnos y aprender a sobrevivir sin la persona que se fue.

El «sí» y el «cuándo» no nos ayudan en este momento, por el contrario, estas palabras nos hieren como una daga.

No creemos lo que sucedió, no queremos hablar de eso, nos falta energía y cambios en el sueño, el estado de ánimo y el apetito, lo que nos lleva al aislamiento y al distanciamiento del presente.

Nos sentimos enojados con las personas y, a menudo, con la espiritualidad en la que creemos, porque al ser querido se nos ha permitido que nos quiten y esta ira necesita ser apagada. Nuestra angustia se convierte en revuelta y nuestra relación con otras personas puede convertirse en un gran martirio, porque ¿cómo pueden trabajar, estudiar y seguir adelante?

Parece que todos continúan su caminata, excepto el doliente. El luto es un período de gran soledad y, al mismo tiempo, muy sagrado. Se experimenta de una manera única, ya que cada persona reacciona de manera diferente y no hay bien o mal.

psicólogo clínico conversa

«Hago todo lo posible para detener estos sentimientos». Es una idea recurrente que nos golpea hasta que nos damos cuenta de que no hay vuelta atrás y que no podemos hacer nada más. Por la muerte y el tiempo, no hay negociación.

En el proceso de enfermedad grave y sin cura, por ejemplo, la muerte comienza a considerarse de cerca, ya que la percepción de la salud de nuestro ser querido desencadena el desencadenante del duelo anticipado, que puede experimentar tanto el paciente como la familia. , amigos y profesionales de la salud.

Es una fase dolorosa y elaborada, entre el diagnóstico de una enfermedad y la muerte misma. La tristeza está presente, con la conciencia de que la pérdida está ahí. Percibimos la finitud del ser humano.

¿Qué hacer?

La muerte aún no ha sucedido, pero el proceso de elaboración de esta pérdida sí. Tómese este tiempo para abrazar, cuidar, amar … aquí, las despedidas, las reconciliaciones, las declaraciones y los asuntos pendientes tienen la oportunidad de resolverse, y esto brinda una gran comodidad al corazón del doliente y del paciente. Ama, pero ama mucho y habla sobre este sentimiento con aquellos que se van, ya que ambas partes necesitan saber cuán importantes y amados son.

En el dolor, la búsqueda del dolor curativo comienza a ser frenética. Permítete sufrir, estar triste, desesperarte, quejarte, preguntar, llorar, llorar y llorar. Habla, pero habla mucho sobre lo que sientes. Hable sobre todas las emociones, sentimientos y dudas.

Busque un familiar, amigo o profesional. Escriba diarios o cartas a su corazón preguntando por sus emociones, expectativas y sentimientos. Ha llegado el momento de perder, la desesperación, la desesperanza, la falta de atención y el anhelo. Revive los buenos momentos y la alegría, porque el tiempo que estuvieron juntos fue un regalo. El pasado está allí para visitar y su amor por la persona fallecida seguirá siendo el mismo. Ahora no son dos personas sino una.

Una mezcla de sensaciones y emociones sucede como una avalancha. Un día te levantas triste, luego sonríes y duermes llorando. A veces nos vemos sonriendo y nos culpamos por eso, porque ¿cómo puedo sonreír?

Y le respondo: puede sonreír porque tuvo una vida con la persona fallecida y los buenos recuerdos están aquí. Cuando tocamos una canción o la huele, a veces no podemos controlar nuestras lágrimas. Y eso está bien, porque tenemos derecho a tener una montaña rusa en nuestro pecho, y se llama pena. Lo que debe quedar claro es que no tenemos que avergonzarnos de sufrir. El sentimiento es tuyo, cuídalo, cuídate y recuerda que no tienes que pasar por todo esto solo.

Desde el momento en que podemos perder sin la sensación de que el mundo colapsará, entonces podemos decir que volvemos a aprender a vivir. Los recuerdos toman el lugar de la desesperación y la impotencia. Por supuesto, todavía ocurrían lágrimas, pero también las sonrisas. La fe, la voluntad de estar cerca de los demás y la planificación de un nuevo futuro comienzan a suceder.

Si encuentra que el sufrimiento y el dolor son demasiado extensos para usted y no puede continuar con su trabajo, hijos, hermanos, matrimonio, busque ayuda psicológica o un psiquiatra para que pueda tener apoyo para trabajar en este proceso. El dolor es necesario y primordial para que podamos continuar nuestro viaje, sin un tiempo predeterminado, pero que pueda ser apoyado y atendido.

El deseo de abrazar, el deseo de ganar y dar un beso más siempre estará presente. ¡Y junto con estos deseos también estará la certeza de que experimentamos estos roles y de que podemos hablar de estos sentimientos con orgullo, con la certeza de que estaremos unidos para siempre!

Psyalive

Seleccionamos el psicólogo adecuado para su necesidad y le permitimos tener una consulta en línea por videollamada desde cualquier lugar del mundo.
Avatar

Deja un comentario