Dr google

¿Quién nunca recurrió al Dr. Google al sentirse mal?

Si  busca ahora el término “dolor de cabeza” en Google encontrará 72 millones de resultados. Para la ansiedad, otros 90 millones. Con unos pocos clics entra en una espiral de investigaciones en que el “dolor de cabeza” tiene la misma probabilidad de sugerir ser consecuencia de abstinencia de café o un cáncer de cerebro.

La automedicación

En la mayoría de las veces estas investigaciones son realizadas por personas con el propósito de auto-medicar y de auto-diagnosticar, y casi siempre resultan en un gran equívoco que puede poner la salud en riesgo.

Esta tendencia de las personas que no son profesionales de salud a auto-diagnosticar y auto medicar a partir de informaciones disponibles en Internet llamamos Cibercondria (Hipocondría digital o incluso Hipocondría 2.0), un fenómeno reciente derivado de nuestra vieja conocida Hipocondría.

Hipocondría

La última edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-V), clasificó dos tipos de hipocondría y cambió por trastorno de ansiedad de enfermedades (el hipocondríaco que no siente ningún síntoma) o trastorno de síntomas somáticos (el hipocondríaco que siente alguna cosa, una tontería, por ejemplo, y sobrevalora el síntoma).

Las personas con trastorno de ansiedad de enfermedad, pueden tener pensamientos intrusivos de poseer una enfermedad, las preocupaciones generalmente se concentran en tener una enfermedad, mientras que en el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) los pensamientos se concentran generalmente en el temor de tener una enfermedad en el futuro.

Para entender bien la diferencia, observamos que la mayoría de las personas con TOC tienen obsesión o compulsión involucrando otras preocupaciones además de los temores de contraer una enfermedad.

En el trastorno de síntomas somáticos, los pensamientos son desproporcionados acerca de la gravedad de los propios síntomas con excesiva preocupación y tiempo gastado en la salud y los síntomas. A veces aparece queja de dolor y presencia de múltiples síntomas.

Aunque todos tengamos miedo de estar enfermos, aquellos con cibercondria tienen un miedo anormal, buscan información y elaboran su propio diagnóstico y se auto-medican, muchas veces desconsiderando el parecer médico, pues creen que son incomprendidos o incluso si el médico no está llevando sus síntomas en serio.

Y seguros de que  Google tiene la respuesta para todo, tienen comportamientos impulsivos desastrosos. En este caso, la utilización de investigaciones en mecanismos de búsqueda puede favorecer el uso excesivo de consultas médicas o evitación, lo que vale para medicamentos también.

Datos actuales

El Google hizo un levantamiento a finales de 2018 de cuáles son las enfermedades más investigadas por las personas. La campeona fue la fiebre amarilla, seguida de ansiedad, herpes, dolor de cabeza, diabetes y depresión.

De acuerdo con el Estado, en una encuesta publicada en marzo de 2019, el índice de personas que buscan Google como primera fuente de información en casos de problemas de salud ya llega cerca del de los que buscan inmediatamente un médico. Son 26% que tienen el mecanismo de búsqueda como primera opción, frente al 35% que recurren a un médico.

En vista de las malas condiciones de la atención en la salud pública, las consecuencias pueden ser aún peores. Otro agravante son las fake news sobre vacunas, enfermedades, remedios y tratamientos alternativos sin comprobación científica, que aterrorizan a la población en general.

Los 7 errores de la cibercondría

  • Auto-diagnóstico inducido por resultados de investigaciones de síntomas aislados;
  • Auto-medicación basada en el auto-diagnóstico;
  • Considerar la opinión de laicos, participación en foros y debates informales;
  • Buscar el código de la CID y entrar en pánico;
  • Aplazar la consulta a un profesional especializado e ignorar la gravedad;
  • Intentar diagnosticar a otro buscando síntomas;
  • Buscar resultados de exámenes de imagen, laboratorios y otros de forma aislada y sacar conclusiones precipitadas y erróneas.

El buen uso de las herramientas de búsqueda (Google, Bing, Firefox, Etc…)

Pero ¿quién puede resistirse a investigar sobre una enfermedad o remedio tan pronto como sale de un consultorio médico? Entonces, informarse es siempre bueno, siempre que sea en fuentes confiables, de forma que contribuya a la mejora de su salud.

En el caso de síntomas psicológicos o psíquicos, supuestos diagnósticos pueden aumentar la ansiedad causando lo que llamamos crisis anticipatoria, que es el sufrimiento por adelantado, con agravamiento del cuadro por pensar en lo peor.

Para entender la necesidad del uso de un medicamento pregunte a su médico sobre los beneficios y riesgos de la utilización, el no conocimiento de términos técnicos descritos en bulas puede también conducir al rechazo del uso del medicamento. Un error común es, por ejemplo, creer que por el hecho de que el remedio es un “antipsicótico” la persona tiene una psicosis, pero ese término se refiere a una clase de medicamentos utilizados para controlar la impulsividad, la agresividad, la inestabilidad del humor (en algunos casos) y también, por supuesto, para la esquizofrenia y los trastornos psicóticos.

Las 7 virtudes de la vida con salud

  • Al realizar investigaciones sobre síntomas, enfermedades, exámenes o medicamentos, utilice fuentes confiables como sitios de hospitales y centros especializados de referencia.
  • Indicar buenos médicos y no medicinas.
  • Siga exactamente los horarios y las cantidades de medicamentos recomendados por su médico.
  • Nunca utilice soluciones caseras no recomendadas por profesionales de la salud.
  • Para emergencias, busque por hospitales y clínicas de referencia.
  • Utilice su plan de asistencia médica de forma consciente y responsable.

Al término de su tratamiento, si aún quedan medicinas, encamínese a centros de recolección y distribución a las personas necesitadas. El mismo remedio que te curó aún puede curar a otras personas.

Fuentes confiables de investigación sobre salud física y psicológica

Actualmente, la oferta de servicios del área de salud a través de Internet viene a corroborar para el acceso a informaciones y diagnósticos confiables concedidos por especialistas.

Doctoralia – Pregunte al especialista – https://www.doctoralia.com, deja su pregunta y tendrá varias respuestas gratuitas dentro de las 48h.

Blog de Psyalive – Salud mental, publicaciones actuales de profesionales especializados. Contacto directo con psicólogos 24h. https://www.psyalive.com/blog/

CVV – Centro de valorización de la vida. Atención 24h en situaciones de crisis emocionales y prevención al suicidio. No busque sobre el suicidio, nunca, busque ayuda inmediatamente.

Y recuerde siempre, para calidad de vida total, tener equilibrio y celo para con el cuidado de cuerpo y mente.

 

"¿Quién nunca recurrió al Dr. Google al sentirse mal?", 5 out of 5 based on 1 ratings.

Psyalive

Seleccionamos el psicólogo adecuado para su necesidad y le permitimos tener una consulta en línea por videollamada desde cualquier lugar del mundo.
Avatar

Deja un comentario