salud mental

La salud mental en la evolución opuesta del mundo

Salud Mental

Al observar el mundo actual, incluso con todos sus desafíos y desigualdades, podemos concluir que vivimos en un mundo mejor y con mejor salud mental.

La conclusión a afirmar proviene de datos continuos publicados por entidades como “ourworldindata”. Estas organizaciones analizan la información mundial sobre la pobreza extrema, la educación, la mortalidad infantil, la vacunación, la democracia, la esperanza de vida y otros.

A comienzos del siglo XIX, por ejemplo, la expectativa de vida media del mundo era de aproximadamente 30 años. Una expectativa tan baja fue el resultado de enfermedades endémicas capaces de eliminar un gran porcentaje de toda la población de un país o continente. Un ejemplo fue lo que ocurrió en Europa y Asia en períodos de la “Peste Negra”, que mataron entre 75 y 200 millones de personas y un tercio de la población europea.

Otros factores que contribuyen a la baja expectativa de vida fue el incipiente avance de la medicina, la penicilina, por ejemplo, sólo fue descubierta en 1928 por el médico escocés y bacteriologist Alexander Fleming.

Con el avance cada vez más rápido de la tecnología y la salud, en 2012, la esperanza de vida media alcanzó 72 con diferencias abruptas dependiendo de la región del mundo. En algunos países del África subsahariana, tenemos una esperanza de vida media de alrededor de 50 años, ya en Japón, Australia y España, supera los 80 años.

expectativa de vida de 1800 a 2012

Salud mental

Cuando pensamos en el área de salud mental, todos los animadores de la evolución global desaparecen.

Al contrario de la evolución, los indicadores relacionados con la salud mental presentan resultados más desafiantes y complejos cada día: se estima que alrededor de 1,1 mil millones personas padecen algún problema mental, esto es del 15 al 20% de la población mundial.

Si pensamos en una agravación externa que contribuya a hacer que los indicadores sean aún más complejos, trataremos el uso abusivo de drogas y alcohol.

La escasa notificación de casos de enfermedad mental debido a la complejidad del diagnóstico, el estigma social de los enfermos y el bajo número de estudios en la zona, contribuyen al lento avance en la zona.

Al explorar las enfermedades mentales más comunes tenemos la prevalencia de depresión, ansiedad, desorden bipolar, trastornos alimentarios y esquizofrenia.

Depresión

La depresión es un trastorno que afecta a más de 350 millones personas en todo el mundo y varía desde niveles blandos hasta muy severos. A un nivel severo de enfermedad, puede ser paralizante, causando agitación y un sufrimiento constante e intenso.

En general, la depresión afecta a un mayor porcentaje de mujeres que a hombres y la gente tiende a creer que los países muy fríos son los que tienen una mayor incidencia, de hecho, los países de extrema pobreza y con altos niveles de inseguridad son los más afectados.

Ansiedad

La ansiedad se puede presentar a través de las fobias, del TOC, de manera generalizada o como resultado de un trauma. Se estima que más de 275 millones de personas sufrieron con síntomas de ansiedad sólo en el año 2016 y, además de depresión, con un porcentaje más expresivo de las mujeres afectadas.

Es muy difícil definir las causas de esta enfermedad. Como cualquier condición psíquica, sólo el análisis de la historia y el modo de vida del paciente indicarán caminos para entender los orígenes del problema. Muchas cuestiones pueden estar involucradas, tales como factores genéticos, situaciones pasadas y experiencias actuales.

Trastorno bipolar

Este desorden es caracterizado por los episodios repetidos (o por lo menos dos) en los cuales el humor y los niveles de la actividad paciente se disturba perceptiblemente. Este disturbio consiste en algunas ocasiones de la elevación del humor y de la energía y de la actividad crecientes (manía o hypomania) y de otro humor bajo y de la energía y de la actividad disminuidas (depresión). En general alrededor de 40 millones personas presentan síntomas de bipolar.

El papel de la psicología

Con los números mostrados anteriormente, está claro que los trastornos psicológicos han estado alcanzando números alarmantes y crecientes.

Hay varias causas para esto: el mundo globalizado en el que las personas se mueven con mayor necesidad, la vida de inseguridad en las grandes ciudades, el costo de la vida alta, entre otros. Todos estos factores contribuyen a la elevación de los niveles de estrés y ansiedad que terminan causando intensos marcos de problemas de salud mental.

Si pensamos en el principio de la pirámide de Maslow, se observa que la base de las necesidades de la pirámide es fisiológica y de seguridad. Cuando esto está comprometido, es natural que surja una presión psicológica que comprometa el estado de bienestar de las personas.

Cuando pensamos en soluciones para estos indicadores, una afirmación es un consenso: es necesario invertir y estimular acciones preventivas, son más baratas y eficaces.

Entre las soluciones, la práctica continua de la terapia psicológica se considera efectiva. Sin embargo, con el poco tiempo libre que la gente tiene, la necesidad de desplazamientos a largo plazo — ya sea por la falta de psicólogos calificados cerca de la zona de trabajo/vivienda de la gente, o el tráfico caótico de la metrópoli — y el alto costo del tratamiento Desalientan la búsqueda de ayuda profesional.

Otra situación desalentadora para la prevención de los trastornos emocionales a través de la terapia psicológica es el sesgo, o el estigma social que la sociedad occidental todavía tiene dificultades para tratar. Esta situación es la más compleja, porque si solucionamos el problema del acceso, seguiremos teniendo este gran desafío que afrontar.

Soluciones en la búsqueda de tratamiento

La mejor manera de combatir los prejuicios es con la educación y por lo tanto tomamos el papel de sensibilizar a las personas en este blog sobre la importancia de cuidar de sí mismos, del cuerpo y también de la mente.

En cuanto al acceso, una solución probada como eficaz para la investigación en los centros principales es la terapia psicológica en línea. Este canal permite a las personas poder comprometerse continuamente al tratamiento, la percepción de valor por los pacientes es similar a la encontrada por los pacientes en las oficinas de asistencia y, en algunos estudios, hay reportes de mayor adherencia al tratamiento de Largo plazo debido a la no necesidad de desplazamiento a una oficina.

Si usted se ha identificado con este u otro de nuestros post, Conozca nuestra oficina virtual y programe una cita como uno de nuestros psicólogos.

Psyalive

Seleccionamos el psicólogo adecuado para su necesidad y le permitimos tener una consulta en línea por videoconferencia desde cualquier lugar del mundo.

Deja un comentario