resiliencia

¿Qué es la resiliencia humana y cómo desarrollarla?

¿Qué es la resiliencia?

El término resiliencia es originalmente un concepto de física y se refiere a la propiedad que algunos cuerpos tienen de volver a su forma original después de sufrir una deformación elástica.

Del mismo modo, la psicología usa este término para referirse a la capacidad de las personas para adaptarse a dificultades, traumas, amenazas, tragedias o fuentes importantes que pueden causar estrés.

Tales como problemas familiares y de relación, problemas relacionados con la salud o factores estresantes financieros o laborales. Significa «retirarse» de las experiencias difíciles.

Pero sepa que ser resistente no significa que una persona no tenga dificultad ni angustia. ¡No es eso! El dolor y la tristeza emocional son comunes en las personas que han sufrido grandes adversidades o traumas en sus vidas. Es muy probable que el camino de la resiliencia implique una angustia emocional considerable.

Lo más importante; la resiliencia no es una característica definitoria, ya sea que la gente la tenga o no. ¡Ser resistente implica comportamientos, pensamientos y acciones que se pueden aprender, ejercitar y desarrollar en cualquier persona!

Las personas resilientes pueden confiar mejor en sí mismas, sus habilidades para liderar y enfrentar los desafíos que la vida impone. Como tal, las personas más resistentes tienden a ser más proactivas y más capaces de trabajar más para evitar que ocurran ciertos problemas y enfermedades.

Los factores de resiliencia

Varios factores contribuyen a la capacidad de recuperación de una persona, y muchos estudios muestran que el factor principal para lograr la capacidad de recuperación es tener relaciones emocionales y de apoyo dentro y fuera de la familia.

Las relaciones que crean amor y confianza, tranquilizan y ayudan a reforzar la capacidad de recuperación de una persona.

Varios otros factores están asociados con la resiliencia, algunos de ellos son:

  1. La capacidad de hacer planes realistas y tomar medidas para llevarlos a cabo.
  2. Una visión positiva de ti mismo y confianza en tus fortalezas y habilidades.
  3. Habilidades de comunicación y resolución de problemas.
  4. La capacidad de manejar sentimientos e impulsos fuertes.

Todos estos son factores posibles para trabajar y adquirir. ¿?

Veamos ahora algunas estrategias que se pueden usar para ayudarnos a construir resiliencia.

Estrategias para construir resiliencia

Construir y desarrollar resiliencia es una tarea personal, y vale la pena recordar que no todas las personas responden de la misma manera a los eventos traumáticos y estresantes de la vida, por lo que una estrategia para desarrollar resiliencia que funcione para una persona puede no necesariamente funcionar para otra.

10 consejos para construir resiliencia

# 1 Intenta tener una actitud positiva

Medita en lo que puedes hacer para mejorar tu situación y luego: ¡hazlo!

«Las personas resilientes trabajan para resolver un problema en lugar de quedar paralizados por la negatividad», dice Brooks.

Tomemos un ejemplo simple para entender esto: si su jefe ha reducido sus horas de trabajo, puede desarrollar un aspecto diferente y verlo como una oportunidad para explorar otras opciones de trabajo. ¡A la larga, esto puede conducir al crecimiento profesional!

Conocer sus puntos fuertes y visualizar formas de usarlos para superar los problemas le facilitará ver posibles alternativas.

# 2 Acepta que el cambio es parte de la vida

Esto significa que algunas metas pueden no ser alcanzables como resultado de situaciones adversas, sobre las cuales a veces ni siquiera tenemos control. Aceptar circunstancias que no se pueden cambiar puede ayudarlo a enfocarse en circunstancias que puede cambiar.

# 3 Mantente flexible

Las personas más resistentes esperan enfrentar desafíos en diferentes momentos de sus vidas. Estas personas pueden ajustar sus objetivos y encontrar formas efectivas de adaptarse a las situaciones.

# 4. Tomar medidas decisivas

Intente hacer este «entrenamiento» personal: intente actuar en situaciones adversas tanto como pueda. Tome medidas decisivas, en lugar de simplemente tratar de escapar o separarse por completo de los problemas y tensiones, deseando que simplemente desaparezcan.

# 5. ¡Avanza hacia tus metas u objetivos!

Planta de cultivo en la tierra Foto Premium

Desarrolla algunos objetivos realistas. Intente hacer algo regularmente, si es posible diariamente, incluso si parece un logro insignificante, que le permitirá avanzar hacia sus objetivos. En lugar de centrarse en tareas que parecen inalcanzables, pregúntese;

«¿Qué sé que puedo hacer hoy que me ayude a avanzar en la dirección que quiero ir?»

# 6. Crear una red social de ayuda y apoyo

Permítete ser ayudado por aquellos que te cuidan y te escuchan. Mantenga relaciones positivas con familiares cercanos, amigos u otras personas a su alrededor. Intente unirse a grupos que tengan intereses comunes a los suyos, organizaciones religiosas, etc., y trate de ayudar a las personas que tienen dificultades o necesidades.

# 7. Busque oportunidades de autodescubrimiento

Las personas a menudo aprenden algo sobre sí mismas y pueden descubrir que han crecido de alguna manera como resultado de su lucha por la pérdida. Muchas personas que han sufrido tragedias y dificultades han reportado mejores relaciones, una mayor sensación de fortaleza incluso cuando se sienten vulnerables, una mayor autoestima, una espiritualidad más desarrollada y una mayor apreciación de la vida.

# 8. Sonríe 

Deportista alegre sonriendo a la cámara en la máquina smith en un gimnasio Foto gratis¿Por qué crees que la risa está presente en muchos tratamientos de salud cognitiva? La sonrisa tiene un tremendo poder sobre el cuerpo y la mente, y los pacientes de hospitales de todo el mundo han demostrado el resultado positivo de las terapias que utilizan la «técnica de la sonrisa».

Al escuchar un chiste o ser testigo de un hecho curioso, una persona automáticamente tiene ganas de sonreír. Para este simple acto, se activan varias funciones cerebrales que influyen en áreas como la coordinación motora y diversas sensaciones emocionales, como la sensación de recompensa y placer. “La risa relaja el cuerpo y la mente, fortalece las defensas orgánicas, mejora la circulación y la presión arterial, y libera endorfinas, que promueven una sensación de bienestar general. Finalmente, reír es saludable «, explica Eduardo Lambert en su libro» Terapia de la risa «.

La sonrisa también ayuda a aumentar el desempeño laboral y comercial, este simple acto te hace una persona más amigable en los tratos y relaciones con los demás. Por lo tanto, aquellos que desarrollan el hábito de sonreír se benefician enormemente, ya que ayuda a nuestra mente a moverse hacia un espacio más positivo.

# 9. Cuidate

Tenga en cuenta sus propias necesidades y sentimientos. No abandones las actividades que te hacen feliz y que te relajan.

# 10. Desarrollar buenos hábitos.

Haga ejercicio regularmente, tenga una dieta equilibrada, cultive buenas lecturas y tómese el tiempo para meditar.

Otras formas de fortalecer la resiliencia pueden ser útiles. Por ejemplo, algunas personas escriben sobre sus pensamientos y sentimientos más profundos relacionados con el trauma u otros eventos estresantes en su vida. La meditación y las prácticas espirituales ayudan a algunas personas a construir conexiones y restaurar la esperanza.

psicólogo online

La clave es identificar formas que probablemente funcionen bien para usted como parte de su propia estrategia personal para promover la resiliencia.

Psyalive

Seleccionamos el psicólogo adecuado para su necesidad y le permitimos tener una consulta en línea por videollamada desde cualquier lugar del mundo.
Avatar

Deja un comentario