ansiedad social

¿Sufres ansiedad social? Mira cómo lidiar con este problema

¿Ansiedad social?

A menudo te has preguntado:

¿Estás nervioso y has evitado asistir a eventos sociales?

¿Te sientes mal por ser el centro de atención?

¿Crees que otras personas te están evaluando?

¿Estás muy preocupado solo de pensar en hablar con una audiencia?

¿Recordar los próximos eventos sociales te pone muy preocupado?

¿Recuerdas situaciones sociales pasadas con sentimientos negativos?

¿Temes que las personas noten las reacciones físicas que tienes debido al nerviosismo?

¿Estás muy inhibido frente a las personas que representas o admiras?

¿Y cada vez más parece que su ansiedad empeora y trae pérdidas en el desempeño de las actividades diarias?

Si se ha encontrado en las preguntas anteriores y se da cuenta de que esto está limitando o incluso paralizando su vida personal y / o profesional; puede estar sufriendo del trastorno de ansiedad social, también conocido como fobia social.

¡No estás solo!

¡Sin embargo; debes saber que no estás solo! Los estudios indican que esta es la tercera causa principal de angustia emocional en el mundo, que afecta a aproximadamente el 7% de la población (2005). Sin embargo, la timidez, característica de esta imagen, hace que muchas personas no busquen tratamiento, viviendo con los síntomas durante muchos años.

La fobia social puede ser específica, por ejemplo, relacionada con una sola situación; Como el miedo a hablar en público. En muchos casos, la ansiedad social es generalizada, es decir, sentimientos de inferioridad, miedo, ansiedad anticipada, sensación de ser evaluado y evitar la exposición están presentes en la mayoría de los eventos grupales.

Las personas con fobia social notifican con fuerza los síntomas físicos típicos de la ansiedad, que incluyen palpitaciones aceleradas, enrojecimiento, boca seca, temblores, voz temblorosa, sudoración y confusión mental.

El tratamiento

Afortunadamente, el trastorno de ansiedad social tiene tratamientos disponibles con resultados muy satisfactorios. Varios estudios muestran que la terapia cognitiva conductual (TCC) como una de las más efectivas.

Sin embargo; algunas personas pueden necesitar usar medicamentos ansiolíticos y / o antidepresivos en combinación con psicoterapia. Hay que, destacar que el uso exclusivo de medicamentos no es efectivo para la remisión duradera de los síntomas, con cambios cognitivos promovidos en la terapia, la gran clave para una mejor calidad de vida a largo plazo.

¿Cómo funciona la TCC?

Este método terapéutico tiene como objetivo promover cambios en los pensamientos y creencias, que son la fuente de reacciones fisiológicas exageradas, sentimientos negativos y comportamientos disfuncionales.

Las personas con trastorno de ansiedad social a menudo tienen pensamientos peyorativos sobre sí mismos, sobre otras personas y sobre el mundo; cargados de palabras superlativas absolutas. Ejemplos de estos pensamientos son:

«Hacer una presentación es IMPOSIBLE, me causa mucho estrés, no puedo»; «SIEMPRE hablo, todos me evalúan mal» o «SIEMPRE temeré estar con extraños, así que evito nuevas situaciones»; «No PUEDO HACERLO, SIEMPRE sale mal «; etc.

Los neurocientíficos, afirman que al pensar de esta manera, el cerebro comprende que está en grave riesgo y, por lo tanto, reacciona promoviendo reacciones fisiológicas defensivas y protectoras ante el peligro; que desencadenan una fuerte tendencia a escapar de la situación, lo que lleva a una sensación aún peor.

Por lo tanto, en la TCC; Buscamos encontrar pensamientos negativos automáticos que desencadenen reacciones fisiológicas; malos sentimientos y comportamientos disfuncionales, como no hacer una presentación importante en el trabajo o la escuela, no asistir a una entrevista de trabajo, evitar una cita romántica, etc.

La técnica consiste en; Reemplazar progresivamente (sin presión) los pensamientos negativos habituales con declaraciones neutrales y gradualmente con ideas positivas. En la terapia, el día del terapeuta-paciente realiza algunas actividades para participar y mantener el proceso de cambio.

Lo importante es que, al hacerlo, no imponga pensamientos «super positivos» que parezcan inalcanzables y mágicos; lo que tiende a desmotivar al paciente. Primero debemos incluir palabras que abran la posibilidad de otros comportamientos, neutralizando los pensamientos automáticos. Los siguientes son ejemplos:

«Puedo intentar hacer una presentación, aunque me da mucho estrés, puede ser que pueda»; 

«Tal vez pueda hablar y no solo tener críticas negativas»;

«Temo estar con extraños, pero si sigo exponiéndome En estas situaciones, es posible que me acostumbre y en el futuro ya no tenga miedo «;

» Aunque no fui como imaginé, si lo hago de nuevo, existe la posibilidad de trabajar «.

Por lo tanto, la persona informa al cerebro que existe peligro, pero existe la posibilidad de enfrentar; y en consecuencia, las reacciones fisiológicas serán menos intensas, alentando al paciente a experimentar situaciones sociales con menos tensión. Esta técnica se llama reestructuración cognitiva y presenta excelentes resultados para las fobias sociales como se muestra en la amplia literatura (Herbert et al., 2009; Goldin et al., 2013; Miller et al., 2015).

psicólogo clínico conversa

Los resultados

En mi tiempo como terapeuta, encontré que la mayoría de los pacientes se sorprenden de los cambios que ocurren con sus pensamientos y comportamientos. Lo importante es practicar las técnicas terapéuticas de manera persistente, determinada y auto-compasiva ante los intentos fallidos que también son parte de los procesos de cambio.

Además de la reestructuración cognitiva; la TCC también es efectiva en la técnica de exposición, que alienta al paciente a realizar actividades temidas de manera acompañada, estableciendo una jerarquía gradual de riesgos (comenzando desde los menos temidos hasta los más temidos); y el entrenamiento en habilidades sociales; en el que los comportamientos se entrenan para mejorar el desempeño social (Goldin et al., 2013).

También vale la pena mencionar que las prácticas complementarias como; la meditación, la atención plena, las técnicas de relajación de respiración profunda, la actividad física aeróbica y la restricción de alimentos con cafeína y otros estimulantes reducen efectivamente la intensidad de los síntomas.

Entonces, como miles de personas, puede lograr resultados muy positivos al alcanzar el superar; principalmente los abandonos, las oportunidades perdidas y la tendencia al aislamiento que genera tanto sufrimiento. Busca un profesional, responde tus preguntas y dudas; Te sentirás más positivo y seguro.

¡Recuerda que no puedes enfrentar tus miedos si dejas de intentarlo!; Invierte en ti mismo y transforma tu vida.

Referencias:

ASOCIACIÓN PSIQUIÁTRICA AMERICANA (APA). 2014. DSM-5. Manual Diagnóstico y Estadístico de Transtornos Mentais. 5a ed., Porto Alegre, Artmed, 948 p.

GOLDIN, PR, ZIV, M., JAZAIERI, H., HAHN K., HEIMBERG, R. 2013. Impacto de la terapia cognitivo-conductual para el trastorno de ansiedad social en la dinámica neuronal de la reevaluación cognitiva de las creencias personales negativas; JAMA Psychiatry, 2013; 70 (10): 1048-1056.

HERBERT, J. D., GAUDIANO, B. A., RHEINGOLD, A. A., MOITRA, E., MYERS, V. H., DALRYMPLE, K. L., ET AL. 2009. Terapia cognitivo conductual para el trastorno de ansiedad social generalizada en adolescentes: un ensayo controlado aleatorio. Journal of Anxiety Disorders, 23 (2), 167-177

Psyalive

Seleccionamos el psicólogo adecuado para su necesidad y le permitimos tener una consulta en línea por videollamada desde cualquier lugar del mundo.
Avatar

Deja un comentario