celos

¿Cuál es su tipo de celos: normal, exagerado, obsesivo o patológico?

Es muy común que los seres humanos tengan celos de diferentes cosas, sin embargo, los celos en la relación conyugal, pueden afectarla de forma abrumadora.

A lo largo de la vida es necesario que cada uno haga su autoevaluación para identificar la intensidad de estos celos y si están siendo beneficiosos o perjudiciales. Tenga en cuenta estas diferencias para autoevaluarse:

Celos normales:

Generalmente surge en breves momentos cuando una persona se siente insegura de la posibilidad de perder a su compañero. Estos celos suelen ser proporcional al motivo, y la persona puede guardárselo para sí misma si es necesario o saber cómo expresarlo a su compañero de forma apropiada.

Así como surgió, desaparece y no causa molestia significativa al compañero.

Celos exagerados:

Se produce en las personas que se sienten inseguros, que tienen miedo a perder y  baja autoestima . Para desencadenar los celos exagerados puede haber un motivo o no, pues la persona puede imaginar algo y termina actuando de una forma que causa sufrimiento en la pareja.

Por ejemplo: cuando la persona tiene interés en saber sobre todas las relaciones anteriores; verifica donde la pareja está, con quién está y quiere saber el máximo sobre esas personas; investiga en el celular de la persona, redes sociales, cartera y ropa interior; puede incluso llegar a mentir para probar si la respuesta del compañero es igual a otra respuesta dada anteriormente.

La intensidad de los celos es moderada, la persona tiene dificultades para darse cuenta que es celoso y pueden tener enfermedades mentales.

Celos obsesivos:

Corresponde a la persona que tiene pensamientos indeseables, involuntarios, repetitivos e incluso absurdos sobre la infidelidad.

Muchas veces, aun sabiendo del pensamiento infundado, puede: quedarse reflexionando sobre pruebas infundadas y angustiantes en cuanto a la posibilidad de traición; pierde un tiempo significativo pensando e imaginándolo; el sentimiento del amor es una imposición, una fuerza avasalladora que domina y manda en la persona.

Hay una pelea interna en la persona celosa y a menudo está involucrado con otras enfermedades mentales.

Celos patológicos:

Cuando la persona tiene sospechas imaginarias e infundadas, generalmente sin corresponder con la realidad sobre su pareja.

Estos celos patológicos pueden generar actitudes como:

  • la inspección obsesiva, repetitiva y continua de cosas para comprobar si el compañero puede estar traicionándolo;
  • evita encuentros sociales; cree que cualquier persona puede estar facilitando la traición de la pareja;
  • pierde el control con mucha facilidad y tiene actitudes violentas;
  • siente un deseo incontenido de controlar al compañero viéndolo como su posesión;
  • quiere atención exclusiva;
  • finge comprensión para interrogar al compañero y para buscar evidencias y confesiones que confirmen sus sospechas, pero la confesión no lo satisface, ahí vuelve la torturante búsqueda de la confesión.

Los celos tienen un tiempo de duración indefinida, la persona generalmente no se acepta como celosa, es disimulada, miente mucho, se engaña y puede llegar al homicidio por tener patologías emocionales serias.

Una persona con celos dañinos, primero necesita tener la visión, reconocer que está siendo celosa de forma intensa y dañina, después debe buscar evaluación y tratamiento psicológico, todavía puede ser encaminada mediante una conducta psiquiátrica.

Notese que los celos normales hacen al compañero sentirse valorado, le hace bien.

Sin embargo, el celo exagerado, obsesivo o patológico llevan al sufrimiento de la pareja, y esta puede convertirse en dependiente, es decir:

  • puede tener incapacidad para mantener una relación sana;
  • niega la realidad, teniendo enorme dificultad en alejarse del celoso;
  • desarrolla perspectivas fantasiosas de días mejores;
  • se olvida de sí mismo y vive la vida del otro, vive en función de la persona problema (celosa).

Entonces ese dependiente no vive de forma saludable, presenta dificultades en lidiar con cuestiones emocionales y también necesita de evaluación y tratamiento psicológico.

¡Los celos dañinos perjudican muchas vidas, entonces la autoevaluación de los celos no puede dejarse de lado! Si usted está en esa situación le brindamos asesoramiento.

Psyalive

Seleccionamos el psicólogo adecuado para su necesidad y le permitimos tener una consulta en línea por videollamada desde cualquier lugar del mundo.

Deja un comentario